Hay una cita que tengo guardada en la memoria y que ayuda a explicar con precisión cómo desde Smartbrand entendemos el ecosistema que esta última década ha ido definiendo la nueva realidad empresarial.

La cita proviene de una analogía que David Siegel publicó en su libro “Futurize Your Enterprise”, allá en el año 1999. El autor ilustra la realidad de las nuevas organizaciones en comparación con las tradicionales utilizando la analogía de la selva tropical y los bosques continentales.

La economía tradicional. Los bosques continentales muestran un crecimiento lento, con marcados cambios estacionalidades pero siempre con un ritmo de evolución progresivo. Los centenarios pinos y abetos alcanzan grandes alturas, evitando que el sol alcance el suelo, evitando el crecimiento de las especies más pequeñas. Cuando los grandes árboles mueren y se precipitan al suelo se convierten en alimento para algunos parásitos. En estos bosques podemos encontrar unos pocos miles de especies de plantas, insectos, pájaros y animales, pero raramente aparecen nuevas especias. Fortuitamente puede haber un incendio, donde la ceniza resultante proporciona un medio fértil permitiendo brotar unas pocas nuevas especies. Pero los nuevos arboles empezarán a crecer, reinstaurando otra vez el largo y lento ciclo del bosque templado.

La nueva economía. En la selva tropical el escenario es totalmente dinámico. A pesar de existir árboles de casi 100 metros de altura y que el suelo este sumido casi en la completa oscuridad, podemos encontrar una compleja y rica fauna y flora con más de 40.000 especies. La búsqueda de sinergias entre ellas es un aspecto clave en su supervivencia. El propio bosque tropical quien define su propio clima y sus turbulencias. La velocidad del cambio es apresurada, los árboles crecen disparados, maduran, caen y se desintegran en el suelo, creando oportunidades para que miles de especies compitan por la nueva luz solar. El siempre cambiante entorno proporciona vida a nuevas especies cada día. La diversidad es la clave para sobrevivir.

Smartbrand y todos los que formamos parte en esta aventura nacimos y nos desarrollamos en un entorno marcadamente tropical. Sabemos que todo está en constante cambio y que adaptarse, innovar y buscar sinergias es la mejor manera de afrontar el nuevo y apasionante contexto empresarial.