Poner todo el esfuerzo en llevar tráfico al sitio web y no trabajar en que convierta equivale a intentar llenar una bañera de agua sin sellar antes o al mismo tiempo las brechas por las que se nos escapa el agua.

Cómo combinar la optimización de conversiones con SEO

En este post vamos a explicar qué puedes hacer para potenciar al mismo tiempo SEO y optimización de conversiones, ya sea trabajando acciones que benefician directamente a ambos como centrándote en aprovechar las cualidades que tiene cada uno de ellos por separado para buscar puntos de mejora en el otro.

Optimización de conversiones y SEO

¿Cómo pueden el SEO y la optimización de conversiones converger y beneficiarse el uno del otro?

Reduce el tiempo de carga: para empezar, un punto importante: trabaja todo lo que puedas en reducir el tiempo de carga de las páginas de tu sitio web. Esto es, de toda la vida, un punto crucial de la experiencia de usuario y por tanto de la optimización de conversiones, dado que está demostrado que cuanto más tiempo tarda una página en cargar más usuarios abandonan la navegación por ella. Por si eso no fuera suficiente motivo, desde hace cinco años también es un factor de posicionamiento SEO que Google tiene en cuenta en su algoritmo. Mejorar el tiempo de carga mejora directamente tanto la optimización de conversiones como el tráfico SEO que recibes.

Mejoras y actualizaciones página a página: esto tiene dos vertientes, mejorar el SEO de las páginas que convierten muy bien y hacer optimización de conversiones en aquellas páginas que reciben mucho tráfico SEO pero no tienen las conversiones deseadas.

Comienza detectando cuáles son las páginas con mejor ratio de conversión. Comprueba en Google Webmaster Tools cuáles son las keywords que están trayendo tráfico SEO hacia ellas. Y trata de mejorar el contenido (incluyendo metadatos) para mejorar el posicionamiento para esas keywords. También puedes hacer link building directamente a esa página, ya que tiene buena tasa de conversión. Con más enlaces conseguirás que posicione mejor y tenga más tráfico.

La segunda parte consiste en detectar las páginas que consiguen buen tráfico orgánico pero no convierten tanto. Cuando las tengas, analiza por qué ocurre esto: ¿son páginas con una gran tasa de rebote? ¿El usuario no encuentra lo que busca? Tal vez puedes encontrar puntos de mejora para evitar esas fugas y aumentar la conversión.

Haz del long tail un objetivo SEO. No solo estarás centrando tu atención en palabras importantes pero menos competidas que las palabras más genéricas de tu sector, sino que además estarás esforzándote en conseguir tráfico que convierte más. Quien busca “tv uhd 55 pulgadas” está más cerca de comprar un televisor que quien busca “tv uhd”.

Utiliza vídeo. El vídeo es un buen apoyo SEO para cualquier contenido y también tiene efectos beneficiosos en la conversión, en la mayor parte de sectores.

Haz A/B testing. Esa es la mejor forma de valorar si los cambios que estás pensando que pueden hacer funcionar mejor al SEO y la optimización de conversiones son realmente efectivos.

En definitiva, SEO y optimización de conversiones se retroalimentan y obtienes más leads que si no existe esa cooperación. Si necesitas consultoría valiosa para potenciar conjuntamente SEO y optimización de conversiones contacta con nosotros, nuestros equipos de especialistas trabajan de forma integrada para obtener mejores resultados.