El A/B  testing facilita probar dos versiones distintas de una página web y comprobar cuál tiene más conversiones. La mitad de los usuarios de un sitio ve una versión de la página, y la otra mitad ve la misma página con una única variación. Precisamente lo que distingue a un test A/B de otros tipos de test  (por ejemplo, el multivariable) es que únicamente se modifica un aspecto entre las dos versiones. Todo el resto de la página es idéntico. Puedes testear dos textos distintos, o dos imágenes, o el color del botón de añadir al carro…

Así, aislas la variante: si uno de los dos grupos de usuarios convierte más, se puede tomar la decisión de implementar el cambio, ya que es el único elemento que era distinto y por tanto es causa segura del aumento en el porcentaje de conversión. Lógicamente, en caso de que convierta más la opción actual en lugar de la que estás probando como nueva, descartas el cambio.

Estamos hablando, por tanto, de una herramienta basada en resultados para la optimización de conversiones.

A/B Testing

Veamos un ejemplo real de A/B testing, extraído de la web Which Test Won.

Se trata de Home Away, un sitio de alquiler vacacional. El test consistió en hacer dos versiones de la página de reserva de apartamentos de vacaciones en Estados Unidos para los visitantes de Home Away en Australia. Solo cambia una cosa: el copy del botón. Todo el resto es idéntico. ¿Cuál de las dos versiones ganó? ¿Qué convirtió más: “Email Owner” (Contactar con el Propietario) o bien “Send Enquiry” (Enviar Solicitud)? La respuesta, tras dejaros ver la imagen y pensarlo.

Test A/B

Tuvo más conversiones la opción B. En concreto un 6,6% más. En los comentarios a este test en Which Test Won se habla de muchas cosas: que si es sorprendente que el texto neutro (Enviar Solicitud) haya ganado al texto más humano (Contactar con el Propietario), que si “Email Owner” es demasiado directo y agresivo para los australianos, que funcionaría mejor para los estadounidenses; que hay que tener en cuenta las distintas culturas, etc. Simplemente queremos añadir que lo mismo podría haber pasado (y suele pasar) con un color distinto de botón o una imagen en un sitio o en otro.

En resumen, por mucha experiencia que tengas y principios de usabilidad que creas dominar, es necesario testear, porque muchas veces te llevas sorpresas. Y tomar decisiones de cambiar elementos de una página basándose únicamente en la experiencia de profesionales capacitados, cuando existe algo tan sencillo como el A/B testing, equivale a echar una moneda al aire.

Y no es necesario echarlo a suertes: los costes de implementación de tests A/B han descendido mucho, tanto en requerimientos técnicos (las mejores herramientas permiten implementarlos sin tener que saber HTML o recurrir al departamento IT) como en coste económico: el importe de un test varía en función de los usuarios que forman parte del experimento, pero hay soluciones muy válidas desde 15 euros al mes. Algunas herramientas conocidas son Visual Website Optimizer y Optimizely. Los Experimentos de Contenido de Google Analytics no son, en nuestra opinión, la mejor herramienta para hacer A/B testing. Las citadas anteriormente son más sencillas de implementar.

Pero en todo caso la cuestión importante aquí, lo que nos interesa resaltar como agencia de marketing online, es que podemos incrementar la rentabilidad de tu negocio en Internet. Ten en cuenta que esa mejora que consiguió Home Away en el envío de formularios la puedes conseguir tú a partir de ya. Nos encontramos a menudo con directivos de marketing que en las urgencias del día a día del negocio no optimizan conversiones; son muchas las empresas en España que desconocen el poder del A/B testing. Simplemente contacta con nosotros y te ayudamos a crear tests A/B para dejar de hacer cambios en tu sitio web basados en la intuición para pasar a implementar modificaciones que te harán vender más, basadas en el comportamiento real de tus clientes.