La experiencia de usuario está ganando visibilidad como uno de los elementos más importantes en el ámbito de Internet. En todo tipo de webs, pero sobre todo en las tiendas online y portales no estándares. Es normal, hay muchos tipos de target, personas, con capacidades tecnológicas distintas, y lo que para unos es facilidad de uso para otros puede suponer una barrera infranqueable. Por este motivo, la tarea de los profesionales de la usabilidad web es de suma importancia.

Sin el saber hacer de estos expertos, pueden crearse auténticos laberintos, callejones sin salida que hagan caer de forma dramática las conversiones, hasta el punto de afectar la viabilidad del negocio.

Negocio y usabilidad

Dicho esto, esa creciente importancia hace que a veces el conocimiento de la relevancia del papel de la usabilidad web pase por encima o no tenga en consideración objetivos de negocio que son esenciales. Y eso también puede provocar problemas a un negocio online. Una experiencia de usuario perfecta que es ajena o incluso contraria a los intereses de negocio no augura buen futuro. El que sabe de tu negocio eres tú, no el experto en usabilidad.

Si tus objetivos de negocio están bien fijados y son claros (este es un punto importante) en ese caso te será más fácil identificar cuándo es necesario hacer que determinadas decisiones prevalezcan por encima del feedback de los expertos en experiencia de usuario.

Pongamos un ejemplo: un objetivo de tu negocio para 2014 es vender un 40% más. Es un objetivo claro y medible. Y tú sabes que 2 de tus categorías  de negocio representan el 80% de las ventas, mientras que las otras 6 representan un 20%. Estás desarrollando la versión móvil de tu tienda online, y se te dice que por experiencia de usuario es necesario que en el menú de la versión móvil aparezcan de entrada las 6 categorías, como en el sitio web de escritorio. Pero como responsable del negocio, tú puedes querer forzar que se vean únicamente las dos categorías que suponen el 80% de las ventas (junto con algunas subcategorías esenciales) y agrupar el resto de opciones en una sola tercera opción.

Es solo un ejemplo, pero en un caso así negocio debe pasar por delante de la experiencia de usuario. Al menos hasta que se testee cuál de las dos versiones contribuye más al objetivo.

Otro ejemplo es el caso de los formularios: siempre te dirán que cuanto más corto mejor. Pero si tú realmente necesitas más campos porque esa segmentación te proporciona información muy valiosa para luego comunicarte mejor con tus clientes, vale la pena que impongas el formulario más largo. Si al personalizar los emails en función de la información recibida vía formulario consigues una tasa de conversión es más elevada, es una decisión correcta.

Obviamente, con este post no queremos restar importancia al trabajo de mejorar la experiencia de usuario, una disciplina en la que en Smartbrand sobresalimos. Pero no todas las agencias de marketing online pueden decir que la aplican con la “big picture” en mente. Y nosotros sí: los objetivos de tu negocio son nuestra “big picture”, y jamás nos la quitamos de la cabeza.

Contacta ahora y te ayudamos a crear una experiencia de usuario en linea con tus objetivos de negocio.