Este post nace a partir de una intención muy clara: simplemente, como CEO de Smartbrand tengo la necesidad de facilitarte a ti, empresario o directivo que quieres contratar servicios relacionados con Internet, todas las herramientas para que puedas juzgar si la propuesta web que te hago llegar, y que si haces bien tu trabajo compararás con las de mis competidores, es útil para tu negocio; y si la inversión que vas a hacer tendrá el efecto esperado en los resultados.

Smartbrand

No me voy a detener mucho en cada una de las partidas estándar de una propuesta web: en un presupuesto para un sitio web se debe incluir la conceptualización, el diseño web, la maquetación y programación, y si es preciso también la generación de contenidos. Porque una propuesta web debe tener claramente definidas y detalladas estas partidas, o las que sean necesarias para tu proyecto, de tal forma que no te quepan dudas. Si una propuesta no es clara con respecto a cuáles son los servicios que se ofrecen, entonces haces bien en dejarla de lado y mirar otras.

Aun así, te doy pistas:

  • Conceptualización: ¿se recoge como objetivo plantear una arquitectura de la información? ¿Se especifican pantallas para los wireframes por tipos de página?
  • Diseño web/maquetación: ¿deja clara la propuesta la relación esencial entre este trabajo y los conceptos de usabilidad y conversión?
  • Programación/gestión de contenidos: ¿la propuesta tiene en cuenta elementos como la gestión de contenidos, las bases de datos, formas de pago en caso de e-commerce, etc.?
  • Generación de contenidos, copy: en caso de incluir esta partida, ¿la propuesta tiene en cuenta el SEO y la persuabilidad para aumentar las conversiones?

Dicho esto, este post se centra más en otras preguntas que creo cualquier cliente tiene que hacerse cuando ya ha recibido varias propuestas y toca decidir. El coste debe ser un elemento a considerar, por supuesto, pero hay otros temas que son más relevantes:

  • ¿Le gusta a esta agencia lo que hace?
  • ¿Es excelente en la prestación de los servicios que me propone?
  • ¿Tienen el objetivo real de ayudarme, además de ganar dinero?

Si entiendes el motivo de estas preguntas, ya estamos en buena sintonía; si no lo ves claro o no te parece relevante, te pido que aun así sigas leyendo y me des lo que queda de post para intentar explicarme.

Presupuesto pagina web

Parte del equipo de Smartbrand, en plena sesión de trabajo

 

Preliminares: conocer el negocio para poder aportar

Antes de seguir, os recomiendo que leáis mi post sobre cuál es el coste de una web. Y me parece interesante que lo leáis entre otras cosas porque ahí digo una cosa que en Smartbrand aplicamos a todos los proyectos, no solo al diseño y desarrollo de una web: para preparar una propuesta, os exigimos un briefing, necesitamos que nos facilitéis inteligencia sobre vuestro negocio para poder potenciarlo. Es así de sencillo. Cuanto más conozco sobre vosotros mejor puedo presupuestar, pensando en vuestras necesidades.

Por tanto, lo primero que te va a permitir evaluar la calidad y el rigor de una propuesta web se produce antes de la lectura de la propuesta escrita: debes tener muy en cuenta el interés que la agencia se toma en conocer tu negocio de verdad. Esa vocación de servicio, de tener ganas reales de hacer que llegues más lejos, la tienes que poder notar por teléfono, por email y en las reuniones. Si no es así, no te leas la propuesta en papel, no pierdas tu tiempo.

 

La parte central: análisis de la propuesta

Una vez tengas la propuesta, llega el momento de analizar su rigor:

  • ¿Se especifica bien una situación de partida y una situación deseada? Con objetivos claros.
  • ¿Se indican responsabilidades de la agencia pero también de tu equipo?
  • ¿Hay un calendario de entregas?
  • ¿La descripción de tareas se ve personalizada a tu proyecto? ¿Y está bien detallada? ¿Resuelve todas tus dudas?
  • ¿Además del desarrollo o diseño web se ofrece soporte técnico postproducción?
  • ¿Se incluye el coste total de forma clara?
  • ¿La propuesta incluye referencias de trabajos anteriores?

 

Un momento importante: la negociación final

Es frecuente que algunos clientes soliciten una rebaja en el presupuesto. Y está bien, pero con límites. Honestamente te digo que desconfíes de una agencia que cuando solicitas una rebaja muy importante lo acepta sin solicitar a cambio que eso se vea reflejado en menos horas de trabajo, menos entregables o una rebaja en los objetivos. ¿De verdad quieres poner tu nueva web en manos de alguien que no valora su propio trabajo?

En resumen, desde mi punto de vista la propuesta web de una agencia de marketing debe ser obviamente profesional, pero también debe estar volcada en tu negocio. En Smartbrand al elaborar propuestas web tenemos siempre en mente, tras habernos reunido con el cliente y haber solicitado toda la información que podemos, que la propuesta es una hoja de ruta para que tu negocio mejore. Y lo ponemos todo en ello, como puedes comprobar tú mismo. Contacta si te interesa una propuesta web, primero queremos escucharte.