Todavía se hacen demasiados proyectos digitales (sitios web, apps) sin tener la UX en cuenta, pero en un entorno competitivo cualquier ventaja que se pueda conseguir es valorable, y tener una buena definición de la experiencia de usuario es un gran valor añadido, que notarás en muchos conceptos, conversiones incluidas.

Para empezar, una aclaración: cuando hablamos de experiencia de usuario, no queremos decir únicamente usabilidad. La usabilidad analiza la facilidad de uso, mientras que en la experiencia de usuario, además de ese concepto, entran en juego también la propuesta de valor (contenidos), su rendimiento y la satisfacción que el usuario pueda conseguir. La experiencia de usuario tiene un punto de subjetividad, algo que es mejor tomarse como una oportunidad que como un obstáculo.

User Experience

Auditoría UX: el usuario, en el centro

Al llevar a cabo una auditoría UX, estarás consiguiendo dos objetivos importantes: encontrar funcionalidades o páginas que no son bien valoradas por los usuarios de tu sitio o aplicación e identificar mejoras que ayudarán a que más usuarios cumplan los objetivos de las páginas.

Estos son los puntos más importantes que debes incluir en tu auditoría UX:

- Home Page:
¿Explica el sitio con claridad qué hace la empresa o el producto destacado?
¿Incitan el diseño y la arquitectura del sitio a explorar más contenidos?
¿Hay equilibrio entre la densidad de contenido y el espacio en blanco?

- Orientación a tareas
Cada página de tu sitio web debe tener un objetivo identificable. Las páginas que no lo tengan sobran. Pero que tengas ese objetivo identificado no quiere decir que se esté incitando bien al usuario hacia él. En una página de listado de productos, ese objetivo será conseguir el clic hacia algún producto. En una página de producto, el objetivo será añadir al carro.

- Navegación y arquitectura de la información
¿Se atiene el diseño y flujo de la navegación a estándares y convenciones?
¿Existe una relación fácilmente identificable entre la página en la que está el usuario y la navegación del sitio?

- Formularios
¿Los campos están claramente identificados? ¿Se entienden? ¿Dan pistas al usuario sobre lo que se espera de él que escriba? Especial atención a este punto deben prestar los especialistas en optimización de conversiones, ya que la mejora de los formularios aumentará la tasa de conversión, seguro.

- Confianza y autoridad
¿Está el contenido del sitio bien redactado y sin errores?
¿Los anuncios del sitio se identifican con claridad y tienen aspecto profesional?
¿El contenido está bien escrito o parece redactado con palabras clave para los buscadores?

Realizar una auditoría UX supone poder llegar a conclusiones muy valiosas sobre el funcionamiento de nuestro sitio web o aplicación y su eficacia a la hora de conseguir el objetivo: que los usuarios puedan realizar de forma satisfactoria las tareas que se pueden llevar a cabo.

Los puntos que hemos incluido en esta propuesta de auditoría UX son suficientes para encontrar buenas oportunidades de mejora, pero puedes incluir otros. Si lo haces, hazlo desde la perspectiva de las áreas que no puedes descuidar, de las preguntas que quieres responder:

  • ¿Es tu sitio web o aplicación atractivo?
  • ¿Es fácil familiarizarse con él?
  • ¿Es sencillo resolver las tareas que se pueden llevar a cabo?
  • ¿Los usuarios saben en todo momento dónde están y sienten que tienen el control?

Si necesitas contratar una empresa que destaque en la gestión de proyectos de User Experience, contacta con nosotros; te ayudamos a mejorar la experiencia de usuario en tu web o aplicación.